Locutor

Nunca lo vi venir debo confesarlo, pero cuando llegó por accidente, la amé desde el primer "Hey buenas noches Lagunillas", fue amor a primera voz. Inicié como locutor en 2004 y hasta hoy no me he despegado de la radio. Siempre busco marcar un estilo, porque cuando tienes un elemento diferenciador, has cumplido tu cometido.